Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

Cápsula audiovisual da cuenta de los diferentes puntos de vista en torno a las disposiciones para la población mayor de 75 años.

El Centro Gerópolis de la Universidad de Valparaíso, la Fundación Geroactivismo y el medio de comunicación Gero Zoom lanzaron una cápsula audiovisual que recoge diversos testimonios de personas mayores respecto a las medidas de restricción hacia los mayores de 75 años que establece el plan “Paso a Paso”, con el propósito de conocer y difundir las opiniones de este grupo etario.

Según lo dispuesto en el plan, durante las etapas de cuarentena y transición las personas de 75 años y más pueden realizar un paseo al aire libre de una hora, tres días a la semana en horarios específicos y en un perímetro de dos cuadras, sin la necesidad de contar con un permiso. En los pasos de preparación y apertura inicial, la medida se aplica todos los días de la semana.

El video da cuenta de la heterogeneidad de este segmento de la población: algunas personas se manifiestan a favor de las restricciones, argumentando que es una estrategia adecuada para proteger la salud de lo más afectados por el Covid-19, mientras que otros consideran que es una disposición discriminatoria que restringe sus derechos.

“Implementar medidas para la población en contexto de pandemia no es fácil. Una de las indicaciones más observadas, y que en algunos países ha debido reconsiderarse, tiene que ver con el confinamiento y desconfinamiento de las personas mayores. Algunos dirigentes sociales mayores de 60 años, representantes de organizaciones de la sociedad civil e integrantes de la academia queremos llamar a revisar y reflexionar respecto de estas medidas edadistas, sobre todo aquellas que atenten con el principio de autonomía de las y los mayores, no reconociendo su capacidad de ‘autogobernación’ y autocuidado”, señaló Viviana García, directora ejecutiva de Gerópolis UV.

Agnieszka Bozanic, fundadora de Geroactivismo, agregó que “las personas que trabajamos en el área de la gerontología sabemos que, desde la teoría, este plan es paternalista en su forma y fondo. Lo que no sabemos es cómo viven esta situación las personas mayores de 75 años, cómo se ve afectado su derecho de decidir libremente y de ejercer su autonomía. Porque las personas mayores, lo quieran o no, tienen derechos fundamentales que deben ser garantizados. Lamentablemente Chile es un país edadista desde lo estructural. Por lo mismo no esperaba medidas alejadas del edadismo”.

En tanto, Patricio Saldívar, fonoaudiólogo y director de Gero Zoom, sostuvo que “la vejez es tan diversa que nos parece necesario entregar un espacio para dar a conocer las diferentes voces de las personas mayores, ¿qué sienten?, ¿cómo se han adaptado a estas medidas? Las personas que participan en este video no representan a la mayoría, pero sin duda aportan a visibilizar las vivencias de las vejeces en confinamiento. Espero que se generen más espacios de participación activa de las personas mayores durante los desafíos actuales”, subrayó.

Vejez y diversidad

 

Gabriela Monardes (87), profesora emérita de la Universidad de Valparaíso, es una de las personas mayores que apoya las medidas del plan: “Yo soy enfermera y en esos términos mi pensamiento va siempre en favor de la restricción sanitaria, considerando el riesgo que adoptan los adultos mayores si se ponen en contacto con personas asintomáticas que están infectantes. En ese sentido, debo recordar que de diez personas que han fallecido por coronavirus, nueve son adultos mayores, eso da cuenta de la vulnerabilidad que tiene este grupo etario frente al virus. Esta es una pandemia muy tremenda, el virus es demasiado errático y singular en su comportamiento, tanto es así que los científicos, inmunólogos, virólogos y todos los estudiosos han dicho que se debe tener mucha cautela, por lo tanto, yo me adscribo a esta medida y actitud de prevención”, expresó.

En la otra vereda, Jorge Burgos (78), dirigente vecinal de la comuna de Pedro Aguirre Cerda, plantea que la medida es discriminatoria y paternalista. “El adulto mayor de 75 años no necesita que le prohíbas salir a la calle, el adulto mayor no va a salir a la calle si no es necesario. Prohibir es absurdo, lo que tiene que hacer el Estado es orientar al adulto mayor. Yo en lo personal llevo 126 días encerrado, pero he salido a la calle porque tengo que hacer trámites en el banco, comprar, y lo he hecho pidiendo el permiso correspondiente en la comisaria virtual, pongo ahí ‘78 años’ y la comisaria es más inteligente que el Gobierno, me autoriza y en tres horas voy y vuelvo, y no salgo hasta dentro de veinte días; eso es un adulto mayor consciente”.

En la misma línea, la bloguera mayor de Pensar Sin Edad Laura Gajardo (77) asegura sentirse como una párvula, “donde las tías deciden qué, cuándo y cómo comportarnos, pero a estas alturas de la vida y con la experiencia acumulada que tenemos, sabemos perfectamente cuidarnos solos. Creo, además, que las autoridades nos han metido en el mismo saco, nos han coartado la libertad durante meses a quienes somos autovalentes. Considero que es una forma más de maltrato al adulto mayor y no dice relación con los postulados que promueve la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores. Pedimos ser tratados con respeto y no como seres incapaces de hacernos cargos de nuestra salud, somos independientes y un aporte a la sociedad”, manifestó.

Por su parte, Eduardo Vargas (86), psicopedagogo y karateka cinturón negro, afirma que “es una medida buenísima e importante que ha tomado tanto la autoridad política como sanitaria. Es importante que obedezcamos, la cumplamos y tratemos de hacerla lo más llevadera posible. Es una cuarentena preventiva que nos va a ayudar a que no nos enfermemos, entonces debemos estar contentos y felices de que eso está sucediendo, que nos están cuidando, porque muchas veces los adultos mayores nos quejamos que nos discriminan de una forma u otra, ahora no nos están discriminando, nos están pidiendo que nos quedemos en casa para ayudarnos”, concluyó.