Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

El infectólogo y académico de la Universidad de Santiago, Ignacio Silva, aseguró que los menores “responden bastante bien al tratamiento si se identifica tempranamente”, por lo que llamó a educar a la población para que reconozca sus síntomas a tiempo. Mientras, la pediatra y académica de la Facultad de Ciencias Médicas del mismo plantel, Paulina Silva, indicó que, si bien se trata de una patología, principalmente, de niños y niñas, “sí se han identificado casos en adultos jóvenes”.

 

Fiebre alta, escozor, hinchazón de los ganglios en el cuello y enrojecimiento de la piel. Estos son algunos de los síntomas del síndrome multisistémico inflamatorio pediátrico (MISC-C), enfermedad que estaría ligada al COVID-19 y que ha afectado principalmente a menores de 10 años.

Al respecto, el infectólogo y académico de la Escuela de Medicina de la Universidad de Santiago de Chile, Ignacio Silva, precisó que este síndrome no es una manifestación del virus propiamente tal, y que, si afecta más a niños y adolescentes, es porque su sistema inmunológico se encuentra en desarrollo.

“La enfermedad es resultado de una respuesta exagerada ante un estímulo que, en este caso, sería el COVID-19. Es importante educar a la población en el reconocimiento de los síntomas probables para llevar a los niños a la urgencia a tiempo. Responden bastante bien al tratamiento si se identifica tempranamente”, afirmó.

El Ministerio de Salud informó que se ha registrado un aumento de casos en niños de 9 años promedio, y que muchos llegan hasta la Unidad de Cuidados Intensivos. Sin embargo, se destacó que la enfermedad afecta a menos del 2 por ciento de los niños que se contagian de COVID-19 y que, en Chile, todos se han recuperado.

Para la doctora Paulina Silva, pediatra y académica de la Facultad de Ciencias Médicas Usach, el síndrome “se produce por el desencadenamiento de la respuesta inflamatoria exagerada en los niños, secundaria a la infección por Coronavirus, llamada tormenta de citoquinas y que afecta a múltiples órganos de forma simultánea que le da la gravedad a la patología”.

“Aún no se sabe con ciencia cierta el por qué los niños y niñas desarrollan esta patología y no los adultos, aunque hay algunos casos reportados en adultos jóvenes que presentan un síndrome muy parecido. Desgraciadamente, como el COVID-19 es una enfermedad nueva, todavía estamos expuestos a encontrar múltiples formas de presentación tanto en niños como en adultos”, indicó la doctora.

Por otro lado, la también académica y coordinadora del Internado de Pediatría de la Usach, advirtió que si bien el Minsal ha llamado a la calma, los estudios en Estados Unidos e Inglaterra indicarían que el alza de estos casos se presentarían post peak del Coronavirus, lo que podría “indicar una eventual alza de esta patología en nuestro país”.

“Los riesgos nunca están controlados. Si bien se ha visto una disminución leve de los casos, el país debe mantenerse alerta a la aparición de este síndrome en niños y posibles rebrotes de la enfermedad como se ha visto en Europa ahora que iniciaron la fase de desconfinamiento. Mientras el virus no tenga una vacuna efectiva, el riesgo, aunque en menor medida, siempre seguirá”, advirtió la académica.