Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

–          Durante el mes de octubre se realizó el trabajo de campo en la capital maulina, en la que participaron 578 personas, de las cuales solo un 2,1% presentó anticuerpos contra el SARS-CoV-2.

–          Las investigadoras de la UTalca, Gloria Icaza y Loreto Núñez, hicieron un llamado a la población para mantener las medidas de cuidado considerando la factibilidad de una segunda ola de contagios. 

“Hay que seguir cuidándose”, éste es el llamado de las investigadoras de la Universidad de Talca, Loreto Núñez, epidemióloga; y Gloria Icaza, bioestadística, quienes en la capital regional están a cargo del estudio “Sero-epidemiología y plataforma de información territorial de la infección por SARS-CoV-2 en tres ciudades chilenas”. Esta semana se presentaron los datos preliminares, que muestran que de las 578 personas que participaron en la capital maulina, el 97,9% no presentó anticuerpos, es decir que se encuentran susceptibles a la enfermedad.

“Los resultados arrojan que hay una gran mayoría, casi un 98% de personas, que no tienen anticuerpos para el virus SARS-CoV-2 o sea que no tuvieron la enfermedad. Nosotros acabamos de terminar la etapa de terreno de este proyecto, ahora viene la etapa de análisis, pero dada la importancia de estos indicadores es que se han querido adelantar los primeros resultados”, explicó Icaza.

En Talca participaron personas desde los siete años de edad y hasta los 93. Hubo una selección aleatoria de las manzanas y luego de las casas, y un procedimiento para seleccionar para que estas muestras sean representativas de los residentes de la ciudad. “Los datos preliminares de la investigación indican que solo un 2,1% de las personas que participaron en el muestreo aleatorio de Talca, presentaron anticuerpos para SARS-CoV-2”, precisó Núñez.

Gloria Icaza añadió que “muchos países han hecho este tipo de análisis o investigación, porque se sabe que hay personas asintomáticas que pueden haber tenido algún síntoma menor, deciden no acudir y no hacer el test o que no supieron”.

Datos preliminares

Según las investigadoras, si bien en Talca aparece una cifra muy baja (2,1%), menor que en Coquimbo y en la Región Metropolitana, hay que considerar que aún faltan análisis y procesamiento de datos. “Debo aclarar que estos resultados son muestrales, ahora efectuaremos un análisis para expandirlos a la ciudad de Talca, a su población. Falta todavía para tener conclusiones mayores, pero el llamado es permanecer con las medidas indicadas por la autoridad, el uso de mascarillas, el lavado de manos, la distancia física en las personas, no estar en lugares cerrados idealmente porque todavía hay mucho potencial para infectarse”, sostuvo Icaza.

La epidemióloga Loreto Núñez, en tanto, enfatizó que “estos resultados son preliminares y corresponden solo a lo evidenciado en la muestra de estudio, se deben realizar ahora ajustes para determinar la seroprevalencia poblacional con sus respectivos intervalos de confianza, pero el alto porcentaje de población susceptible es un indicador de que se deben mantener las medidas comunitarias y personales para evitar la propagación del  COVID-19”.

Estudio

El estudio -financiado por el Ministerio de Ciencias, Tecnología, Conocimiento e Innovación- es dirigido por el doctor Pablo Vial de la Universidad del Desarrollo y ejecutado en conjunto por dicha casa de estudios, y las Universidades de Talca, y Católica del Norte-

Nuñez resaltó que este tipo de trabajos tienen relevancia para conocer la magnitud de la propagación del COVID-19. “Los datos reportados por el Ministerio de Salud corresponden a las personas diagnosticas con test PCR positivo, y que solicitaron atención médica, pero los resultados de este estudio permiten conocer también la proporción de personas asintomáticas, esta última información aún está pendiente de analizar”, indicó.

La investigación en Talca se realizó durante el mes de octubre. El objetivo fue conocer cuál era la proporción de personas que desarrollaron anticuerpos contra SARS-CoV-2, después de la primera ola pandémica. Para ello se seleccionaron de forma aleatoria aproximadamente 300 manzanas de la ciudad, en las que se contactó a una familia a la que se invitó a participar en el estudio. Si los habitantes de esa casa aceptaban participar, el proceso siguiente era que un equipo de salud visitaba sus hogares para tomar muestras de sangre  y realizar un cuestionario.

En total participaron 578 personas, de las cuales un 40,7% fueron hombres y 59,3% mujeres.