Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

Especialistas de la Escuela de Medicina de Universidad de Valparaíso afirman que bajar los días de aislamiento puede ser un nuevo incentivo para relajar todavía más las conductas de cuidado y prevención.

 

En las últimas horas, el ministro de Salud Jaime Mañalich dejó sin efecto la decisión que él mismo había comunicado el pasado lunes de acortar de catorce a diez días el periodo de la cuarentena para aquellas personas con examen PCR positivo para coronavirus que tuvieran síntomas leves.

El secretario de Estado argumentó que finalmente se convenció de que “no es prudente introducir otra variación metodológica en este momento» y que se mantendrá dicho conteo “al menos hasta que veamos una baja muy clara y sostenida de los nuevos casos. Recién entonces conversaremos esta posibilidad», aclaró.

El director del Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Cruz, valoró positivamente el cambio de postura del titular de Salud, ya que para él la disposición anterior era un potencial incentivo para relajar todavía más las conductas de cuidado y prevención del Covid-19.

“Las indicaciones de la OMS en este sentido derivan de estudios acotados. Son planteamientos técnicos que, eventualmente, se podrían aplicar en ciertos casos o en situaciones específicas, pero no a nivel general y menos cuando los casos están disparados en todo el país. Hay que mantener los catorce días, que es lo que también ha pedido y declarado la Sociedad Chilena de Infectología”, precisa el médico infectólogo y epidemiólogo de la UV.

Asimismo, el doctor Cruz asegura que con este tipo de declaraciones y decisiones el Gobierno y el MINSAL están entrando en temas demasiado técnicos que, a su juicio, no son fundamentales hoy para el manejo de la pandemia, dado que la evidencia recogida hasta ahora a nivel mundial señala que ocho de cada diez infectados con el coronavirus presentan síntomas leves. De hecho, según el informe epidemiológico del Ministerio de Salud, en Chile el 92% de los contagiados no ha tenido que ser hospitalizado.

“La gente ya tiene poco claro lo que debe hacer y cumplir. Entonces, lo mejor y lo más recomendable, incluso desde una comunicación de salud pública, es dar mensajes simples a una población que, además, ha dado muestras de no hacer mucho caso. Y este mensaje debe seguir siendo uno: las cuarentenas duran catorce días desde que aparecen los síntomas o desde la PCR positiva si se encuentra asintomático. Así como está el escenario, lo mejor es evitar los contagios y si eso implica extender en tres o cuatro días más el aislamiento de la persona contagiada, mucho mejor”, sentencia el especialista.

 

Mismo camino errado

 

Una postura similar expresa el experto en pandemias y también docente de la Escuela de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Aníbal Vivaceta, quien combatió hace unos años el ébola en África, y que afirma que “las cuarentenas aplicadas a quienes pueden contagiar son la estrategia fundamental de control de cualquier epidemia trasmitida de persona a persona y, por tanto, todo lo que se logre hacer en ese sentido es un avance”.

Sin embargo, Vivaceta asegura que con el mensaje del pasado lunes el ministro Mañalich volvió a transitar por el camino de los gráficos y los modelos que él mismo confesó que lo habían hecho equivocarse, ahora con una medida distinta, sin mayor evidencia científica, y que los modelos matemáticos han demostrado que no resulta.

“No se puede establecer que la cuarentena de alguien sospechoso de poder contagiar se acabe ni por una PCR negativa, pues su sensibilidad nominal no pasa del 70%, y probablemente sea menor en condiciones de vida real o por menos de catorce días. La duración de las cuarentenas se establece por el ‘peor escenario’ (catorce días) y no por un promedio. ¿Y qué pasa cuando la gente se pasa del promedio? Es decir, aplicas en un comienzo la medida correcta, encerrar a quien puede contagiar, pero si lo liberas antes no sirve de mucho”, concluye el médico.