Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

El miércoles 26 de agosto se inició oficialmente el periodo de propaganda para que las opciones «apruebo» y «rechazo» difundan sus argumentos de cara al plebiscito que se realizará en octubre próximo, instancia que definirá si nuestro país tendrá o no una nueva Constitución Política. El proceso estará marcado por el contexto de la pandemia, razón por la que especialistas recomiendan fortalecer una campaña comunicacional que explique detalles de los comicios y sus definiciones.

Es un proceso inédito. No habrán cierres de campañas masivos y tampoco puerta a puerta de rostros y candidatos en las semanas previas a la votación. El periodo oficial de campaña para los comandos del “apruebo” y “rechazo” se inició hace una semana y ha estado enfocado principalmente en la difusión de información a través de redes sociales y plataformas digitales como Instagram, Twitter, Whatsapp y Youtube. Este inusual escenario se debe a la pandemia, crisis sanitaria que obligó a reprogramar los comicios del pasado mes de abril para el próximo 25 de octubre.

“Es muy importante dar, de una vez, salida a la crisis institucional que viene de octubre del año pasado a través del proceso constituyente”, sostiene Claudia Heiss, académica del Instituto de Asuntos Públicos (INAP) de la Universidad de Chile. La también jefa de la carrera de Ciencia Política agrega que es necesario “dar certeza de que el proceso está en marcha, tal como se acordó y como se ha aprobado en las sucesivas reformas constitucionales que le han dado forma”.

Cristián Cabalín, profesor del Instituto de la Comunicación e Imagen de la U. de Chile, advierte que “es poco probable que veamos una campaña convencional”, a sólo un par de días de iniciado el proceso. María Cristina Escudero, académica del Instituto de Asuntos Públicos de nuestro plantel, señala por otra parte que “el Gobierno tiene que dar tranquilidad de que será un plebiscito seguro”, ante el escenario de incertidumbre actual.

Ante las dudas e inquietudes que surgen, analizamos las claves para la realización de este proceso, el que podría modificar la estructura constitucional del país.

1. Campaña comunicacional que explique cómo se llevará a cabo la votación

Según la académica del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile, María Cristina Escudero, debe ser el Ejecutivo, en su calidad de garante del proceso, el encargado de explicar en qué consistirá la votación. “El Gobierno tiene que dar la tranquilidad de un plebiscito seguro, y para eso tiene que tomar algún tipo de liderazgo”, afirma.

Además, plantea que es necesario realizar una campaña informativa que “hablé de esta instancia, como un acto democrático en el cual están dadas todas las condiciones para que se lleve a cabo”. Es necesario explicar a la ciudadanía, previamente, qué se votará, cómo serán las papeletas y alternativas disponibles, por ejemplo.

2. En pandemia, garantizar un proceso seguro y entregar certezas

Los especialistas coinciden en que el plebiscito es un hito político importante. Por lo tanto, dado que la pandemia aún no da tregua y sigue siendo una amenaza para las personas, es necesario que la información que se entregue genere certidumbre. Claudia Heiss sostiene que “es un deber de quienes están a cargo del proceso electoral, sobre todo del Gobierno, del Servicio Electoral, y también de los actores políticos, de los partidos, difundir esa información, explicar bien”, lo que viviremos el próximo 25 de octubre.

3. Definir con tiempo y anunciar con anticipación posibles cambios

El mismo día que se inició el periodo oficial de campaña para que los comandos del “apruebo” y “rechazo” difundieran sus propuestas se estaba discutiendo en el Congreso el financiamiento del proceso. “Hay que tomar las decisiones con más anticipación y también comunicarlas con más anticipación”, asegura Claudia Heiss. La especialista propone definir prontamente, cómo operará, por ejemplo, ese día el sistema de transporte público, si será o no gratuito para incentivar a que las personas concurran a las urnas.

Otro tema pendiente, dicen los expertos es si habrá locales de votación adicionales o si será necesario, para evitar aglomeraciones, extender los horarios de atención de las mesas.

4. Uso de redes sociales y plataformas digitales

Las redes sociales jugarán un rol preponderante en la propagación de información. Lionel Brossi, académico del Instituto de la Comunicación e Imagen de la U. de Chile y director del Núcleo Inteligencia Artificial y Sociedad, sostiene que estas redes “se constituyen como poderosas herramientas de comunicación e interacción social, de organización, movilización y debate”. Pero advierte que “también pueden funcionar como herramientas de control, de instalación de cámaras de eco y de desinformación”. En ese sentido, asegura que es importante considerar los posibles impactos -en términos de oportunidades y desafíos- que estas tecnologías pueden tener en el próximo plebiscito y futuras elecciones.

5. Chequeo de información y uso de redes sociales

En el contexto de una crisis sanitaria se ve reducida la movilidad de las personas. Lionel Brossi advierte que hay un grupo importante de la población que no posee conectividad a internet o equipos adecuados y verá mermada la calidad de información que recibirá. Lo que implicaría, a su juicio, que el rol de los medios de comunicación tradicionales, como la televisión y la radio “será también de suma relevancia para que la información llegue a las personas”.

Los especialistas recomiendan algunos sitios donde es posible contrarrestar la información que se recibe:

· instagram.com/fastcheckcl

· malaespinacheck.cl

· politifact.com

· factcheck.org

Otras recomendaciones que entrega el académico son cotejar con fuentes relevantes y confiables. Indica que cuando la información la ha compartido un familiar o amigo, “existe una tendencia a confiar en esos contenidos”. Sin embargo, afirma que siempre será bueno realizar este doble chequeo. También verificar la fuente, el medio, la dirección de URL, el tipo de imágenes, si los titulares son sensacionalistas y la calidad de la escritura.

6. Convocar a la población a participar y explicarles cómo se realizará la votación.

¿Cuántas papeletas serán? ¿Qué documentos debo presentar al momento de votar? ¿Puedo votar si estoy contagiado o en cuarentena? Estas son algunas de las preguntas que surgen a la hora de enfrentar un proceso eleccionario. La idea es explicar a los votantes cómo se llevará a cabo el proceso, desde una mirada práctica. Claudia Heiss, propone que no sólo se llamé a participar, sino que se informe a la población a través de una campaña informativa, “que contenga información concreta. Por ejemplo, la elección va a ser así, será en tales horarios, van a estar dadas las garantías sanitarias, se podrá ir a votar, ese es el mensaje que necesitamos que den las autoridades”, asevera.

7. Cierres de campaña virtuales pero simbólicos

No se verán aglomeraciones, ni actos masivos. Por este motivo, el profesor Cristián Cabalín cree en la opción de realizar una puesta en escena simbólica y atractiva. “No se puede descuidar de todas maneras hacer un trabajo en terreno, en la medida que las condiciones sanitarias lo permitan”, afirma. Para esto, propone que el cierre «podría ser un acto testimonial, en un espacio público, que se transmita a través de redes sociales o por streaming pero que tiene que haber una presencia territorial en las comunas”.

Texto: Maritza Tapia
Prensa-UChile