Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

El cuarto monitoreo de la estrategia de Testeo-Trazabilidad-Aislamiento (TTA) en la Atención Primaria de Salud advierte mejorías en el testeo activo y desafíos aún pendientes en temas asociados a la disponibilidad oportuna de resultados, al uso de la plataforma EPIVIGILA, a la falta de recursos y a la efectividad del aislamiento de nuevos casos.

Este viernes 14 de agosto se presentaron los resultados del cuarto monitoreo de la estrategia de Testeo-Trazabilidad-Aislamiento (TTA) en la Atención Primaria de Salud, documento elaborado en conjunto por el Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar, la Escuela de Salud Pública -ambos de la Universidad de Chile- en conjunto con gremios del área como el Colegio Médico, la Sociedad Chilena de Medicina Familiar, y la Agrupación de Médicos de Atención Primaria de Salud. El informe recoge las respuestas obtenidas a través de una encuesta aplicada entre el 10 y 13 de agosto, cuestionario que fue respondido por 195 instituciones diferentes, entre establecimientos de salud (165) y direcciones, departamentos o corporaciones de Salud Municipal (30) de todo el país. El principal objetivo que busca este monitoreo es dar cuenta de la implementación de la estrategia de TTA frente a la pandemia.

Entre los principales resultados, se muestran los avances en el componente de Testeo Activo, llegando al 91 por ciento de las unidades que respondieron a este monitoreo. Sin embargo, el aumento de testeo ha significado un retraso en la disponibilidad de resultados en algunos de los centros. Otro de los resultados obtenidos da cuenta de la falta de recursos: menos de la mitad de los centros cuenta con recursos para movilización en todas las actividades, siendo la categoría con más menciones la relacionada con la falta de recursos humanos y económicos para desarrollar la estrategia TTA.

De las respuestas recibidas, se identificó que sólo un 50 por ciento de los centros recibe la lista de casos a través de la plataforma EPIVIGILA, mientras un 50 por ciento registra sus actividades de TTA en esta herramienta, el cual es un sistema de registro informático electrónico para la vigilancia de enfermedades transmisibles. En cuanto a los indicadores de oportunidad de la trazabilidad, un 33 por ciento busca comunicarse con los contactos estrechos en menos de 24 horas, un 49 por ciento entre 24 y 48 horas y un 5 por ciento de los centros no contacta a estas personas. Con relación al aislamiento, sólo un 44 por ciento de los centros puede aislar a todos los casos en menos de 24 horas, y aún la mitad de los centros del país no puede emitir las licencias médicas a los contactos estrechos.

Para el Rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, este trabajo es significativo para la respuesta que se entrega desde la Atención Primaria a la pandemia: «Esta tarea de monitoreo, con foco en la Atención Primaria, es de suma relevancia para el correcto manejo de la pandemia y la toma de medidas debiese ser coherente a esta información, recopilada a lo largo del país. Somos conscientes que debemos mejorar aún más los mecanismos para que las y los funcionarios de estos servicios puedan realizar esta importante tarea de la mejor manera posible. Esta forma de entender lo que es salud, a través del rol que se le da al territorio y a la atención primaria como primera línea, es tremendamente relevante para combatir el COVID-19. Hoy más que nunca sabemos que esta pelea no se va a ganar solamente en los hospitales, sino que se gana o se pierde en los territorios», enfatizó la máxima autoridad universitaria.

Rol de la atención primaria en la pandemia

A principios de junio, la autoridad sanitaria definió que la Atención Primaria de Salud (APS) se incorporaría a la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento a través del protocolo entregado por el Ministerio en julio, el cual estipula las funciones de la APS para el testeo activo de casos en el territorio. Además, establece que la APS es responsable del traslado de los casos que requieran aislamiento y coordinar su ingreso en residencias sanitarias. Para cumplir con esta tarea, el 16 de julio se entregaron fondos para la contratación de personal y compra de los insumos necesarios para llevar a cabo estas tareas.

En relación a los resultados obtenidos, la Dra. Alicia Arias-Schreiber, académica del Departamento de Atención Primaria y Salud Familiar de la U. de Chile señaló: “vemos avances en algunos ámbitos de la implementación de la estrategia TTA. Sin embargo, tenemos preocupación, fundamentalmente, con poder reforzar a los equipos de salud, aumentando su dotación y garantizando los implementos materiales y logísticos que requieren para el cumplimiento de la estrategia, ya que ésta se está implementando sin que lo anterior esté garantizado, a costa de un esfuerzo tremendo de los equipos de salud, los cuales expresan desgaste y agotamiento. La sostenibilidad y robustez de esta respuesta a la pandemia también pasa porque las y los trabajadores involucrados no se agoten ni vean afectada su salud y condiciones laborales, por lo que es importante que se realice un traspaso efectivo de recursos a los centros de salud, para que la estrategia funcione de la manera óptima».

Para la Dra. Francisca Crispi, académica de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, el cuarto informe muestra una serie de mejoras en la estrategia de trazabilidad y también algunos desafíos pendientes. “La principal mejoría tiene relación con el testeo activo. Vemos que un 91 % de los centros lo está realizando, y esto se condice con el alto número de test y también con la disminución en la positividad de ellos. Con respecto a los fondos, estos han llegado a la mayoría de los establecimientos; sólo un 14% refiere que los ha recibido. Sin embargo, aquí hay dos temas pendientes, ya que estos han sido considerados insuficientes por parte de los municipios en relación a lo que están gastando realmente en las estrategias; y también en la sección cualitativa se muestra que hay deficiencias en términos de recursos humanos, recurso físicos y económicos, y también tenemos la información que sólo la mitad de los centros tiene los medios de movilización para poder hacer las distintas actividades de la estrategia de testeo-trazabilidad y aislamiento”, comenta.