La actividad, organizada por la Corporación Solidaria UTE-Usach con el apoyo de nuestra Casa de Estudios, reunió a los rectores de la Universidad de Santiago, Universidad del Bío-Bío, Universidad. de La Frontera y Universidad de Aysén, para reflexionar en torno al rol de los planteles del Estado en la nueva Carta Fundamental, en el marco del proceso constituyente que vive nuestro país.

En el marco del histórico momento que vive nuestro país, que este fin de semana escogerá a las y los constituyentes que redactarán la nueva Carta Magna, la Corporación Solidaria UTE-Usach, con apoyo de la U. de Santiago, organizó el conversatorio «El rol de las universidades estatales en la nueva Constitución».

La instancia virtual, encabezada por el rector Dr. Juan Manuel Zolezzi Cid, reunió a las máximas autoridades de la Universidad del Bío- Bío, Dr. Mauricio Cataldo Monsalves; de la Universidad de La Frontera, Dr. Eduardo Hebel Weiss; y de la Universidad de Aysén, Natacha Pino Acuña.

«La nueva Constitución tendrá que asegurar una educación como un derecho social, inalienable para todas y todos los jóvenes. Y en ese desafío, las universidades públicas tienen el compromiso de aportar, levantando propuestas», señaló el presidente de la Corporación Solidaria UTE-Usach, Emilio Daroch Fernández.

Agregó que «hoy nos encontramos frente a cuatro grandes dirigentes de las universidades estatales y públicas, tres de las cuales provienen directamente de lo que fue la Universidad Técnica del Estado».

La actividad fue transmitida por el canal de YouTube de nuestra Universidad, así como por UESTV, canal 14.3 en Santiago.

Reconocer a las universidades estatales

«Esta nueva Carta Magna nos brinda la oportunidad de un nuevo camino, el que podemos y debemos transitar en modo colaborativo, pensando en qué hacemos hoy para el beneficio futuro de todas y todos», planteó el rector Zolezzi durante su presentación.

En esa línea, añadió que «la nueva Constitución debe reconocer a las universidades estatales en tanto su rol e importancia como pilares fundamentales del desarrollo del país, en cuanto a la formación de capital humano avanzado, investigación, innovación y vinculación con el medio, así como reforzando su rol social, vocación pública y misión de democratizar el conocimiento».

«Entendiendo que el Estado es garante de los derechos contenidos en la Constitución, se hace urgente una reflexión crítica y profunda de los desafíos que la Educación Superior tiene en estos momentos para poder dar cumplimiento cabal de la Carta Magna», enfatizó.

Para ello, según el rector Zolezzi se hace urgente resolver temas que, en este momento, afectan a las universidades estatales: gratuidad, aranceles, regulación de vacantes, CAE y déficit de docentes. «Todo lo anterior requiere de una mirada integral del sistema que promueva el desarrollo permanente de las universidades estatales y su excelencia», concluyó.

Rol clave

«Las universidades del Estado tenemos un rol clave en esta nueva Constitución, ya que somos capaces de articular conversación, apoyar desde nuestras instituciones a ese diálogo y debate, y por supuesto hacer propuestas a nivel constituyente», apuntó la rectora de la Universidad de Aysén, Natacha Pino Acuña.

De acuerdo a la autoridad, una vez finalizado el proceso eleccionario el domingo «sabremos perfectamente, en cada una de nuestras regiones, quiénes serán nuestras y nuestros constituyentes, e inmediatamente tendremos que generar un contacto».

Lo anterior, ya que a su juicio, es importante que las universidades «estemos a disposición, prestemos los soportes, estudios y propuestas necesarios para que estos temas tan relevantes de Educación Superior queden plasmados en la nueva Constitución».

En ese sentido, reiteró la relevancia de que los planteles del Estado «podamos avanzar, de alguna forma, a que el acceso más equitativo e igualitario para todos los estudiantes de nuestro país, queden plasmados».

Descentralización

«Las universidades estatales y regionales necesitan avanzar hacia un nuevo trato, poniendo en contexto  y valor  sus territorios, necesidades y conexión con el entorno», aseguró el rector de la Universidad de La Frontera, Dr. Eduardo Hebel Weiss.

Para el Dr. Hebel, debe terminar la centralización en la toma de decisiones sin el debido conocimiento de las realidades regionales, o lo que significa una Universidad estatal en cada región, con sus respectivas generaciones de conocimiento, formación de profesionales y producción científica.

«Es indispensable reconectar con los tomadores de decisiones y potenciar liderazgos regionales emergentes, para así reformular parámetros de medición y poner en diálogo a las fuerzas que  empujan a las universidades a distintos lugares como innovación, economía y producción científica», puntualizó.

Sociedades más justas y equitativas

«Hoy la Educación Superior debe ser parte activa de las grandes soluciones que requieren amplios sectores de nuestra sociedad», afirmó el rector de la Universidad del Bío- Bío, Dr. Mauricio Cataldo Monsalves.

En su alocución, el Dr. Cataldo indicó que «debemos avanzar, sin duda alguna, en procesos de democratización del conocimiento y de la cultura. La Educación Superior debe ser con sentido y responsabilidad país, que asuma el desafío de desarrollar los ejes estratégicos necesarios que demande Chile en el largo plazo».

«Ésta no debe ser capturada por intereses cortoplacistas que valoran sólo la dimensión económica dentro de su matriz de pensamiento», remarcó la autoridad, agregando que por ello «la Educación Superior hoy debe estar atenta a pensar en cómo construir, por ejemplo, ciudades más justas y cohesionadas, y en buscar nuevas estrategias para pensar en el desarrollo de los territorios en nuestras regiones».

Es en este nuevo espacio, dijo el rector de la UBB, donde las universidades del Estado «están llamadas a jugar un rol más relevante en la construcción de sociedades más justas y equitativas que nos permitan seguir viviendo juntos».