Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

–          Este miércoles el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) autorizó el uso de la vacuna Pfizer a partir de los 16 años.

–          Académicos indicaron que la vacuna es segura ya que está aprobada y certificada por organismos que se rigen por estrictas regulaciones, por lo que llamaron a la tranquilidad en la población.

 

Luego que este miércoles el Instituto de Salud Pública (ISP) autorizara el uso de la vacuna contra el Coronavirus que fue desarrollada por la farmacéutica Pfizer, especialistas de la Universidad de Talca analizaron su uso y coincidieron en que las medidas sanitarias se deben mantener, ya que la pandemia no finaliza con la inoculación de la población.

El profesor Marcelo Alarcón, quien es tecnólogo médico y académico de la casa de estudios maulina, indicó que este tipo de virus muta con facilidad y por ello es importante contar con una vacuna. Pero subrayó que debemos continuar cuidándonos y que probablemente la población deberá vacunarse de forma continuada, como se hace con la influenza previo a cada invierno.

“Si de alguna manera el virus cambia completamente y esta vacuna no es capaz de reconocerlo no vamos a quedar inmunizados, entonces hay que seguir cuidándonos y probablemente inoculándonos periódicamente. Esta vacuna viene a aliviar esta situación sanitaria, pero no se puede concluir que se elimine de raíz el virus”, afirmó el académico.

Por su parte, el epidemiólogo y director de Salud del Estudiante de la UTalca, Daniel Jiménez, advirtió que “nos queda mucho con esta nueva forma de vivir, usando mascarillas, manteniendo la distancia física y tomando precauciones como el lavado de manos. En estos días, de Navidad y Año Nuevo debemos seguir cuidándonos para protegernos a nosotros y a nuestras familias”.

Aprobación

El profesor Alarcón señaló que a pesar de la rapidez con que se efectuó la aprobación se cumplieron  todos los procedimientos en relación a la vacuna, sin saltarse ninguno. “Las fases se han hecho en paralelo y por ello se han efectuado en menor tiempo. Pfizer estudió un número de personas y luego hace una proyección matemática de los beneficios y efectos adversos de lo que obtuvieron y con ello hace una proyección en el tiempo que era muy positiva, donde se demostró que nueve de cada 10 personas lograban adquirir una inmunidad y que los efectos adversos eran muy bajos”, sostuvo.

Coincidió con esto, el director del Doctorado en Ciencias Biomédicas de la UTalca, Rodrigo Moore, quien sostuvo que la regulación y normativa de los ensayos clínicos de eficacia y seguridad a nivel internacional son sumamente exigentes, implican varias etapas cada una de ellas con estrictos requisitos y pruebas. “Cuando una vacuna supera todas las etapas y está en condiciones de pedir la autorización internacional a las agencias, FDA en EE.UU. o EMEA en Europa, podemos estar tranquilos y tener certeza de que la vacuna está aprobada y certificada es segura y no representa riesgos para la población”, explicó.

Respecto a la rapidez con que apareció, el científico detalló que ya existía una base que ayudó a disminuir los plazos de creación de la vacuna, lo que es similar a lo que ocurrió con la influenza hace algunos años. “El tiempo que se requiere para desarrollar una vacuna depende de muchos factores, entre ellos lo que sabemos del agente infeccioso que lo produce, en el caso del SARS-CoV-2 es importante recordar que ya existía una base científica de investigación”, comentó.

“En el año 2002 surge el primer Síndrome Respiratorio Agudo (SARS) producido por uno de los siete coronavirus que pueden infectar al ser humano, el SARS-COV-1 permitió a los investigadores aprender mucho de estos virus, este conocimiento y el avance en la tecnología de fabricación, han permitido que hoy tengamos una vacuna aprobada y segura para combatir esta pandemia”, precisó Moore.

Uso

Cabe indicar que en el caso de esta vacuna se aplican dos dosis a una persona. “Es importante señalar que las dosis no son acumulativas, no me sirve si hoy me coloco una dosis de vacuna Pfizer y mañana de otra farmacéutica, deben ser dos dosis de la misma vacuna”, puntualizó el profesor Alarcón.

Respecto a posibles efectos secundarios, Rodrigo Moore precisó que todos los agentes externos que ingresan a nuestro organismo podría tener en potencia efectos no deseados, es así como algunas personas no pueden usar medicamentos como el Paracetamol, pero esto no significa que sea inseguro para toda la población. “De lo que tenemos que tener seguridad es que si una vacuna es aprobada, los efectos no deseados son mínimos y no representan un riesgo para la vida. Es cierto también que se han reportado efectos graves, pero solo en un muy pequeño grupo de individuos, además las investigaciones posteriores han demostrado que muchos de los casos tenían condiciones de base que complicaron su evolución, no siendo posible responsabilizar a la vacuna”, argumentó.

Tiempos

En relación a la fecha de inicio del proceso de inoculación de la población, el académico señaló que se requiere de una logística importante y compleja para el traslado de las vacunas al país, lo que podría retrasar el inicio de las inoculaciones en Chile, esto entre otros aspectos, porque su mantención necesita de una temperatura muy baja, cercana a los  -80°C. “No sirve, por ejemplo, transportarlas en cooler normales, se debe buscar equipamiento especial para ello”, precisó Alarcón.

El académico agregó que también se debe considerar que Pfizer cuente con las dosis para su envío al país. “Después de crear las dosis, tiene que distribuir a los distintos países que están haciendo el requerimiento, por lo que hay que ver en qué número de lista de espera estamos y a ello hay que añadir el proceso de traslado hasta los mismos centros de salud nacionales, que deberán contar con los equipamientos adecuados y protocolos efectivos para su resguardo”, explicó.

Expresó además que en las próximas semanas podría ir evolucionando el permiso entregado por el ISP, por ejemplo, si Pfizer presenta los documentos que acrediten las pruebas en menores de edad, lo que permitiría que se vacunen a niños y niñas menores de 16 años. “Esta es una noticia en desarrollo, podría ser que Pfizer en los próximos días entregará  información de otros estudios clínicos lo que iría permitiendo aprobar la vacunación para diversos grupos como menores de 16 años, o por ejemplo, inmunodeprimidos o embarazadas”, indicó.