El Consorcio de Universidades del Estado de Chile criticó proceder de Carabineros de Chile, ya que «estuvo alejado de los protocolos que deben aplicarse en situaciones de esta naturaleza, poniendo en riesgo la integridad física y mental de toda una comunidad académica».

A través de una declaración pública el Consorcio de Universidades del Estado de Chile (CUECH) manifestó su rechazo y consternación por la actuación de las fuerzas policiales al interior de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE) el viernes 24 de noviembre.

Carabineros ingresó al campus de Macul de la UMCE luego de los disturbios producidos en las afueras del plantel educacional, que terminaron con un ataque incendiario en contra de un vehículo policial. Funcionarios de Control de Orden Público (COP) acordonaron el lugar a fin de dar con los responsables y el operativo terminó con cuatro detenidos, uno de los cuales presentaba quemaduras, por lo que fue trasladado hasta un recinto asistencial.

Debido a estos hechos, la rectora de la institución de educación superior, Elisa Araya, denunció que los uniformados “también causaron severos daños en distintas dependencias al interior del campus Macul”.

Dejamos la Declaración Pública:

Las rectoras y rectores que conformamos el Consorcio de Universidades del Estado de Chile, CUECH, integrado por las dieciocho casas de estudio públicas del país, queremos expresar nuestro rechazo y consternación por la inaceptable actuación de fuerzas policiales al interior de la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, UMCE.

Con la misma fuerza reafirmamos nuestro desacuerdo con todo ejercicio de violencia que dañe la convivencia social sin excepciones, y repudiamos enérgicamente toda manifestación que recurra a la violencia como medio de expresión.

En dicho contexto, consideramos que el proceder de Carabineros de Chile estuvo alejado de los protocolos que deben aplicarse en situaciones de esta naturaleza, poniendo en riesgo la integridad física y mental de toda una comunidad académica, incluyendo a mujeres embarazadas, personas con movilidad reducida y adultos mayores.

Manifestamos nuestra preocupación a la autoridad, por hechos que calificamos de gravísimos, porque se encuentran fuera del marco de la ley y la civilidad, y generan un profundo sentimiento de temor e inseguridad que resulta incompatible con el adecuado desarrollo de la vida universitaria.

No podemos aceptar que se pretenda avalar la violencia policial al interior de las universidades chilenas como respuesta a situaciones ocurridas en la vía pública, fuera de los recintos estudiantiles.

La Ley de Universidades del Estado obliga a rectoras y rectores a velar por los principios y elementos constitutivos e ineludibles de nuestra misión, como es el deber de formar personas con espíritu crítico y reflexivo, que promuevan el diálogo racional y la tolerancia, y que contribuyan a forjar una ciudadanía inspirada en valores éticos, democráticos, cívicos y de solidaridad social, respetuosa de los pueblos originarios y del medio ambiente.

Actos irracionales, violentos y arbitrarios como el que vivió la comunidad de la UMCE por parte de agentes del Estado no se pueden permitir ni ignorar, porque son completamente contradictorios con el cumplimento de estos principios públicos.

Solidarizamos con todas las personas que fueron víctimas de los actos de violencia ocurridos en la UMCE y apoyaremos a su comunidad en todas aquellas acciones encaminadas a sancionar e impedir estas prácticas violentas, porque no aceptaremos que las Universidades públicas sean convertidas en campos de batalla o de ejercicios militares donde se vulneren sin consecuencia los derechos de las personas.

Consorcio de Universidades del Estado de Chile

Esta mañana, el Presidente del CUECH y rector de la Universidad de Valparaíso, Osvaldo Corrales, señaló que «pedimos a las autoridades a cargo de la seguridad y el orden público, que se adopten las medidas de rigor, que se realicen las investigaciones destinadas a establecer las responsabilidades en este caso».