Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

Kinesiólogo UPLA, Freddy Zamora, asegura que el sedentarismo, la mala nutrición y los hábitos poco saludables -como el alcohol y el consumo de tabaco-, podrían agudizar patologías cardiovasculares y respiratorias, y la diabetes, entre otras.

 

Su temor a que se provoque un aumento en las enfermedades crónicas no transmisibles por la falta de ejercicio en cuarentena obligatoria y por el escaso seguimiento médico de las mismas, expresó el kinesiólogo de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Freddy Zamora Yáñez, quien advirtió que tanto el sedentarismo como la falta de control podrían incidir negativamente en la salud de las personas.

El profesional recordó que la Organización Mundial de la Salud (OMS), identificó un grupo de enfermedades que causa la muerte en el 70 por ciento de la población. Ellas son: patologías cardiovasculares y respiratorias, diabetes y cáncer, las que -en su opinión- podrían verse agudizadas durante la actual emergencia sanitaria.

¿DÓNDE CONTROLARSE?

Zamora, quien forma parte del Servicio de Kinesiología IST-UPLA, mencionó que actualmente las personas que tienen diagnosticadas algunas de estas patologías crónicas no transmisibles, no van a sus controles periódicos por las dificultades propias que genera la pandemia, lo que es fundamental para su salud y calidad de vida. Por ello, subrayó que estos pacientes se pueden contactar con sus Centros de Salud Familiar (CESFAM) por teléfono o por redes sociales, o bien con los centros de salud privados donde se atienden.

“El problema es que como estamos todos más sedentarios y con mucha ansiedad por esta pandemia, la otra pandemia, la de enfermedades crónicas se nos va a descontrolar, nos va a aumentar la curva, porque el estilo de vida que estamos llevando ahora minimiza los factores protectores como el ejercicio, por ejemplo, que es fundamental. En mi calidad de kinesiólogo, claro que esto me tiene bastante inquieto”, dijo Zamora.

El kinesiólogo precisó que, en general, esta preocupación por las enfermedades crónicas no transmisibles es un tema de conversación recurrente entre los profesionales de la salud, razón por la cual llamó a las personas que iniciaron cuarentena obligatoria a que realicen sus controles médicos (por ejemplo, a través de teleconsultas); eviten pasar mucho tiempo sentado en el escritorio o acostado; mantengan una alimentación saludable; y eviten el alcohol y el consumo de tabaco.

“Menciono estos cuatro aspectos, porque son factores sobre los cuales todos tenemos control. Es decir, podemos evitar el sedentarismo, podemos evitar salir de la posición del escritorio o de la cama y movernos un poco, podemos hacer ejercicio, podemos poner atención en cómo nos alimentamos, ojalá asesorados por un nutricionista, de manera online puede ser. Mantener hábitos saludables en general. Eso significa también, medir el consumo de alcohol y evitar el tabaco.  Sin duda, son factores protectores de la salud que todos debemos cultivar y con mayor razón ahora, que iniciamos la cuarentena obligatoria”, sostuvo.

NO OLVIDAR EL EJERCICIO

El profesional recomendó, además, realizar ejercicio aeróbico durante al menos 30 minutos diarios, como bailar o cualquier otra actividad que intensifique el pulso (esfuerzo moderado). Recordó que en internet siempre hay rutinas de ejercicios simples que se pueden adaptar a la realidad del espacio y condición de la persona. Sin embargo, subrayó que estos ejercicios deben ser guiados por profesionales idóneos del área del deporte.

Como especialista en rehabilitación física, Freddy Zamora precisó que el ejercicio físico permite la oxigenación de cada parte del cuerpo, fortalece la musculatura respiratoria, beneficia el sistema cardiovascular y mejora la circulación local. El ejercicio anaeróbico también es recomendable (series de sentadillas, ejercicios de brazos, etc). Por lo tanto, con confinamiento y todo, siempre se debe mantener un estilo de vida saludable y los controles médicos, en caso de ser paciente crónico.