Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

El estudio «Logística de elecciones en pandemia», desarrollado por el Instituto de Sistemas Complejos (ISCI), señala que en condiciones normales un votante podía ocupar 1 minuto 44 segundos en votar. Sin embargo, ante las medidas sanitarias tomadas por el Servicio Electoral y comités de expertos, este tiempo podría incrementarse a casi el doble.

A menos de dos semanas de que se realice el plebiscito en nuestro país, un nuevo reporte del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI), realizado por investigadores de la Universidad de Chile, arrojó que las medidas sanitarias que se aplicarán durante el domingo 25 de octubre para poder realizar el proceso en medio de la pandemia, harán que aumente a casi el doble el tiempo que demora una persona en votar.

Según el estudio “Logística de elecciones en pandemia”, el incremento en los tiempos de sufragio tiene un efecto importante en la espera y aglomeración de votantes. Es así como compararon a través de videos, la segunda vuelta presidencial de 2017 con lo que ocurrirá el próximo 25 de octubre.

Para esto se midió el tiempo de los votantes entre el proceso de firma, entrega del voto, tiempo en la cámara secreta, depósito en la urna, y devolución de la cédula de identidad. En tiempos normales, “estimamos que un/a votante demora en promedio 1 minuto 44 segundos en votar, con una desviación estándar de 24 segundos”, dice el documento.

Luego, al simular el proceso de votación del próximo plebiscito, incluyendo las medidas de higiene dispuestas por las autoridades sanitarias y del Servicio Electoral (Servel), el tiempo promedio aumentó a 3 minutos 1 segundo, un poco menos del doble que el tiempo regular estimulado.

Los 77 segundos adicionales, incluyen nuevas acciones que se deberán realizar debido al protocolo establecido, como por ejemplo, sanitizar el lápiz antes de cederlo a un votante. También, cada elector, cuando sea su turno, deberá dejar la cédula de identidad sobre la mesa -para que el vocal no tenga que manipularla- y votará en urnas sin cortinas, que deben ser desinfectadas con alcohol tras cada uso.

Además, las medidas del Servel disponen que todas las personas, al llegar a su correspondiente mesa, remuevan durante tres segundos sus mascarillas, a objeto de que sea chequeada o comprobada la identidad del votante.

“En esta elección tenemos, de por sí, dos papeletas, y todas estas nuevas medidas sanitarias. La simulación la hicimos con estudiantes, jóvenes. Adultos mayores podrían demorar más”, explica la académica de la Facultad de Ingeniería Industrial de la U. de Chile, Susana Mondschein.

Recomendaciones

El informe del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería (ISCI) sugiere que es posible agilizar los tiempos, por ejemplo, “si un elector trae su propio lápiz se demora 28 segundos menos, en promedio”.

También el reporte detalla que “si se cambia la configuración de la mesa, de modo que pueda haber, simultáneamente, un elector recibiendo las papeletas de votación y otro depositando éstas en la urna, se puede lograr un ahorro de 13 segundos”.

Sobre esta recomendación, Susana Mondschein asegura que el flujo de personas debiese ser más expedito: “en un extremo, el elector podría estar recibiendo las cédulas electorales y el vocal del otro extremo podría estar entregando el carnet de vuelta”.

Por su parte, el ingeniero de la misma unidad de U. de Chile y coautor del estudio, Marcelo Olivares, plantea que cada recinto de votación tiene características propias que deben ser consideradas. “No es lo mismo 10 personas esperando en una fila en el Estadio Nacional, al aire libre, qué en un colegio pequeño, donde probablemente la mesa esté instalada en una sala”, asegura.

Justamente, sobre la afluencia de público en cada mesa, el informe del ISCI plantea que “como alternativa, se propone controlar el aforo total del local de votación, de modo que cuando se alcanza el nivel máximo, se bloquea temporalmente el ingreso de nuevos votantes al local (similar al proceso que hoy se realiza en supermercados y otros comercios)”.

Como medidas adicionales, el documento concluye que “también se debe asegurar que las mesas se constituyan temprano, lo cual reduce la incertidumbre para asistir, y proveer información en tiempo real de la congestión en cada establecimiento  para que los votantes asistan a votar, de forma voluntaria, en periodos de baja afluencia”.

 

Maritza Tapia, periodista Prensa U. de Chile.