Red de televisión de las Universidades del Estado - Canal 14.3 TVD Región Metropolitana - contacto@uestv.cl

María Dolores Gamboa, profesora de primer ciclo y egresada de la UPLA, explica que el juego es un pilar fundamental para incentivar a los niños a conocer las letras y animarse a leer.

 

Para las familias con niños en los primeros ciclos de educación, este año, por la emergencia sanitaria, ha representado un gran desafío, especialmente con los más pequeños de la casa que deberían estar aprendiendo a leer y a escribir.

Los docentes también están conscientes de esta situación y hacen los esfuerzos para que los estudiantes adquieran estas habilidades, que son la base de los conocimientos esenciales a lo largo de la vida escolar.

María Dolores Gamboa, profesora de Educación Básica y egresada de la carrera de Pedagogía en esta especialidad de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), enfrenta este desafío de enseñarles a leer y escribir a distancia a sus alumnos.

La docente entrega algunas recomendaciones para apoyar este proceso, el cual, producto de la pandemia, ha sido particularmente difícil.

“Obviamente a veces es cansador y también a veces es frustrante por la cantidad de alumnos que tenemos en la sala. En mi caso tengo 46 niños, 46 pequeños, 46 personitas, cada uno con sus sonrisas, cada uno lleno de sueños, expectativas, contextos sociales y emocionales diferentes y que muchas veces no los podemos ayudar como quisiésemos, ya que nuestros tiempos a veces nos juegan en contra”.

María Dolores Gamboa explica que, primeramente, el educar es un acto de amor.

“La afectividad es muy importante para el proceso de aprender. En estos tiempos de pandemia debemos contener mucho más a nuestros niños, también el poder jugar con ellos, por lo que les sugiero tener letras móviles, donde los niños puedan armar y desarmar fácilmente palabras y así poder ayudarlos en el proceso fantástico y magnífico de la lectura y la escritura”.

En cuanto a las recomendaciones, la profesional sugiere lo siguiente:

1.- Ya que nos encontramos en casa, podemos trabajar la conciencia fonológica con objetos de nuestro hogar, por ejemplo: que los niños nombren elementos que comiencen con m, l, p, etc. o elementos que terminen con alguna vocal.

2.- Jugar a las adivinanzas, al memorice, al dominó de palabras.

3.- Realizar dictado de palabras en una pizarra.

4.- Realizar lectura de palabras simples e ir aumentando su cantidad y complejidad, en la medida que los niños vayan adquiriendo palabras nuevas y consolidando la lectura.

5.- Leerles cuentos y realizarles preguntas sobre lo escuchado.

6.- Si el curso es numeroso, al momento de realizar las clases virtuales, tener la posibilidad de separarlos en grupos más acotados, para poder realizar una enseñanza más personalizada.

7.- Presentar en forma interactiva las actividades que los niños deben realizar para repasar las letras.

8.- Repasar las letras a través de aplicaciones como: Aprender a leer 1, “Leo con Grin”, descargables desde el celular.

Finalmente, la profesora comentó que sus estudiantes del liceo Juana Ross de Edwards de Valparaíso están experimentando este proceso de descubrir el mundo de las palabras, y están leyendo y escribiendo de forma exitosa. Por supuesto que falta mucho por aprender, pero el dictarles oraciones y que ellos las puedan ir escribiendo, es mágico, explica María Dolores Gamboa.